Aunque no siempre nos preocupamos lo suficiente por ella, la alimentación es una de las cuestiones más importantes para mantener un estado de salud óptimo. Los alimentos procesados y de baja calidad son más baratos de producir, por eso copan las estanterías de los comercios y son la primera opción de los restaurantes. Sin embargo, es posible combatir los efectos de estos alimentos tóxicos incluyendo en la dieta diaria algunos de los conocidos como superalimentos. ¿Sabes qué son los superalimentos y cómo afectan al organismo? Te lo contamos.

Qué son los superalimentos

Los superalimentos son básicamente productos naturales que cuentan con una composición nutricional única. Estos alimentos son ricos en vitaminas, minerales y antioxidantes, y se ha demostrado que tienen propiedades curativas para el organismo, además de prevenir multitud de enfermedades.

Los superalimentos más conocidos son de origen vegetal, aunque es posible encontrar alguno de origen animal, como la grasa de pescado, rica en Omega 3 que previene las enfermedades coronarias entre otras.

La clave de los superalimentos es que no se procesan, y deben consumirse crudos, tal como aparecen en la naturaleza, porque es la única manera de garantizar que conservan todos sus nutrientes.

Entre todos los superalimentos que existen, algunos destacan porque tienen un mayor conjunto de propiedades beneficiosas para las personas. Algunos de los más importantes son el ajo, los frutos rojos, los frutos secos, la maca peruana, o las semillas. Todos ellos son fuentes de fibra, vitaminas y minerales, además de tener una densidad calórica muy baja y compuestos antioxidantes.

Cómo afectan al organismo los superalimentos

Los superalimentos protegen al organismo de enfermedades, y también ayudan a su recuperación en caso de algunas afecciones. Reducen el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas, refuerzan el sistema inmune, ayudan a eliminar toxinas del organismo y reducen el riesgo de padecer otros tipos de enfermedades.

Es importante incluir algunos de ellos de forma habitual en la dieta para aprovechar todos sus beneficios. Además, la mayoría están a la moda y son muy fáciles de conseguir, y tan sabrosos que pueden prepararse de muy diversas maneras. No hay excusas para comenzar a incorporarlos a la dieta cuanto antes, y verás cómo tu salud mejora en poco tiempo.

Ya sabes qué son los superalimentos y cómo afectan al organismo. Mejorar la salud es una cuestión de hábitos, entre los que destacan el ejercicio y una buena alimentación. ¿Conoces otros superalimentos que no pueden faltar en el día a día? Déjanos tus comentarios.